Francisco Herraiz Alonso. Nació el 13 junio 1953 en las laderas del castillo de Sagunto concretamente en el número 7 de la calle Acueducto.
Su madre trabajaba en casa, y puntualmente en la temporada de recolección en el almacén de la naranja. Su padre nacido en el Grao Vell trabaja desde muy joven en los campos de arroz que había en los alrededores. Cuando se casa y se va a vivir a Sagunto empieza su trabajo en el sindicato de riego como regador compaginándolo con otras labores. Como muchas familias tiene un huerto que en esa época con sus patatas y verduras les hace poder subsistir un poco mejor.
Paco estudia en una academia privada llamada “Los Ángeles” allí dan clase profesores que aunque no tienen el titulo son grandes maestros como: Vicente Vaya, Federico Aznar, Isidro Peris, Manuel Blasco, todas personas que de forma ecuánime intervienen en la educación de los chavales. Estudio hasta el final bachiller superior y terminó el COU en el Instituto Camp de Morvedre, cuando al mismo tiempo trabajaba como fontanero. Una ayuda que venía muy bien en una familia humilde.
Siempre desde muy pequeño tenía un sueño, quería ser militar, por ello sigue estudiando y se prepara para entrar en la academia de oficiales del ejército, tenía entonces el asesoramiento de un comandante que vive en Sagunto, Don Serafín Tabernero.
Siempre va recordar la tortura de aquellos años, porque le impiden entrar en la academia, y ahora exclama “estudios si pero talla no” solo cinco centímetros lo alejan de su sueño.
Llega el tiempo de prestar el servicio militar año 1974 y le toca al Sahara, cuando ha estallado el conflicto con Marruecos, en el argot militar un punto caliente, a él le encanta estar en movimiento, vivir intensamente.
Ya han pasado muchos años de estos acontecimientos, fue que en el año 2017 con la desclasificación de los papeles de la CIA, cuando nos enteramos que aunque España se comprometió a que el pueblo saharaui tuviera un referéndum de autodeterminación aprobado por el tribunal de la Haya. Este quedo sepultado por los acuerdos del rey Juan Carlos con el rey marroquí Hassan II, ambos habían puesto en escena la famosa “Marcha Verde”. La invasión efectiva del territorio saharaui por la población marroquí, cuando el dictador se estaba muriendo. Esto hizo que el pueblo saharaui tuviera que abandonar su tierra, y un tiempo después nuestros pesqueros también, cuando fueron ametrallados por el ejército marroquí cuando pescaban en el banco sahariano. Solo la historia pone la verdad en su lugar, y saca a la luz las mentiras de los gobernantes, y te explicas como y porque se llevaban también ambos reyes.
Ya en el año 1973 se había creado el frente Polisario, y había estallado una lucha para reivindicar la independencia del Sáhara de España. Entonces las unidades que hay allí se tienen que fraccionar para ocupar mucho territorio, y son tropas de quintas y algunos nativos que habían jurado lealtad a España.

Pero sigo con la historia de Paco. Llega al ejército, y lo hace cuando el grado de analfabetismo en España aún es muy alto, y los que tienen estudios son muy apreciados por el mando, como en su expediente hay constancia de sus conocimientos, y de su intención de ingreso en la academia militar no pasa desapercibido, y lo nombran cabo y al poco tiempo sargento de complemento.
A él le encanta esta época de su vida ya que tiene que actuar en situaciones extremas. Con asiduidad a sus amigos nos cuenta y revive de forma muy pormenorizada siendo sargento de trasmisiones todos los acontecimientos.
La pasión que tiene Paco por ser militar, va unida a su afición y amor por la historia, por eso la lee, la estudia, la interpreta y la descifra, y a partir de una amistad muy fuerte con Manolo Civera empieza a interesarse por la historia de su pueblo, y escuchándolo, leyendo y preguntando empieza a investigar. Será cuando se dé cuenta lo importante que es el patrimonio de Sagunto y lo abandonado que esta, como lo está también el patrimonio industrial del Puerto.
Paco dice: “Es muy importante el pasado porque nosotros somos pasado siempre, nosotros no somos futuro, y el presente es tan efímero que no existe”. Al hacer esta reflexión exclama después “Soy una persona que enseguida me ofrezco, y enseguida me hostian”
Empieza a moverse por la montaña del castillo estudiando y viendo las estructuras, ya de Aníbal, ya de los inicios de la época de la romanización, de la época del islam, la medieval. Eso empezó a llenar su curiosidad, y empieza decir aquí hay que hacer algo, ¡esto está perdido! Como no tiene respuestas ni ayuda de nadie va a hacer lo que él pueda, y como no se puede andar por ningún lado se pone a limpiar y a quitar las paleras que han invadido las laderas y cada rincón del Castillo. Aunque dice: “Es jodido porque desconozco verdaderamente cómo hacerlo, lo aprendo sobre la marcha” Lo que va haciendo lo empieza a poner en Facebook. Como avanza, cómo cambia el aspecto, y empiezan a interesarse una serie de personas que le quieren ayudar “pues vale, vamos trabajando”. Pero aparecerá con el tiempo la política le entran en el grupo una serie de personas que pertenecen al PSOE y Paco dice “Empiezan a comerme la cabeza de mala manera”. .. Si es que hay que hacer una asociación se hace
Lo único que trae la asociación son problemas, ya alguien quiere ser presidente, alguien quiere ser secretario, y eso no es lo que él buscaba, que era ponerse a trabajar y punto. Siempre claro desde un principio bajo las directrices del arqueólogo municipal, y todo se tuerce por sacar una rentabilidad política a este hecho.
Paco estaba haciendo algo que deberían haber hecho los políticos, pero ellos no lo hacen, y de forma indirecta les está tocando sus partes blandas, y eso es un problema. La limpieza sigue con un grupo de voluntarios, pero él se tiene que marchar porque intentan hacerle la vida imposible, aunque el trabajo lo hagan de forma correcta.
Un día entrenando a los chavales en el Acero José Montesinos le regala una serie de libros, dos tomos de la guerra de la independencia española escritos por su gran amigo José Luis Arcón “Sagunto -La batalla por Valencia-” Ahí se da cuenta de que las autoridades municipales han sido incapaces de tratar el tema como se merece. Hay un momento en el castillo que se quiere hacer un centro de recepción de visitantes y empiezan a excavar, y empiezan a sacar cadáveres. Como él está arriba, saca todas las fotografías sobre este hecho, cuando se encuentra con el arqueólogo le dice -Matías sabes de cuando son estos cadáveres- -si son del siglo XIX época napoleónica- Paco habla con José Luis historiador militar, y el habla con un teniente coronel francés, y la maquinaria se pone en marcha, se habla también con dirigentes franceses de la OTAN y hay una reunión con el alcalde Alfredo Castelló. Todo esto con la idea de poner en valor la historia, el asedio que hubo en el castillo y la permanencia de una guarnición napoleónica en este recinto.
Napoleón saca en 1813 los 300 mil hombres que tiene en España porque lo necesita en otros lugares, sólo quedan en la península una guarnición de 1.300 hombres que quedan arriba del Castillo. Estos se irán el 27 de mayo de 1814 cagando sus barcos en el Grao Vell.
Podíamos hablar horas y horas y escribir de nuevo la historia, pero se acaba el espacio. Le pregunto a Paco que falta en Sagunto que desearías más que ninguna otra cosa: “Creo que lo más primordial para un pueblo es que a los niños se les enseñe la historia de su pueblo. ¿Cómo lo van a querer si no lo conocen? Porque se ponen la camiseta del Real Madrid, porque los medios de comunicación lo dan a conocer, ensalzan sus valores y lo mitifican. Esto es lo que debíamos hacer con la historia de nuestro pueblo, pero es al revés, ahora con el tema de la lengua más nos dividen”.
Paco Herraiz, Paco “Tino” siempre está dispuesto a acompañarles para mostrarles su pueblo, y con sumo placer les contará su historia. Esta es su forma de buscar y desear el bien común, es su forma de transmitir el amor que siente por su pueblo. También nos hará observar sus defectos y deficiencias, cuando al mismo tiempo trasmite a todos como debemos desvelarnos por corregirlos. Todo esto le hace ser una persona muy activa, armoniosa, condescendiente, y tolerante…ser una grandísima persona querida por todos.

Un abrazo de Paco Gómez