A esta comisión reivindicativa del puerto se unió el presidente de la gestora municipal señor Crispín Este me dijo un día que a la hora de pedir, cuando se le acababan los argumentos se dirigía a sus compañeros con la frase “porque ya, nos habéis quitado bastante”.
Fuese como fuese se lucho para que este puerto no se quedara en una dársena del puerto de Valencia, sino que fuera un gran puerto con futuro propio.
En el mes de diciembre de 1989 nace (Temarsa), Terminal Marítima Saguntina con participación de capital nacional y extranjero. Es esta firma la adjudicataria del concurso de la terminal integrada y automatizada, en la que se deberá invertir 7.000 millones de pesetas de los que unos 2.200 correrán a cargo del Puerto Autónomo de Valencia, con destino a la consolidación y remodelación de la obra civil. Esta terminal explotará el muelle Sur en su totalidad y del Centro todo su muelle de Rivera y unos 220 m. hacia tierra.
Empieza a operar la carga y descarga de barcos en el muelle con una plantilla de ex-trabajadores de la siderúrgica. La actividad de esos primeros años no es demasiado intensa, tiene además un hándicap porque funciona ajeno a la normativa portuaria para las labores de estiba y desestiba, que ya estaba recogida en el real decreto 2/86 que es la que ordena el trabajo para los puertos españoles.
Temarsa dispone de trabajadores eventuales que son llamados regularmente en los días que hay puntas de trabajo, están en su mayoría afiliados a la UGT del Mar, en un momento dado, dicho colectivo asesorados por los dirigentes sindicales del puerto de Valencia, y dirigidos por compañeros como Ramón Gracia, Luis Rivero o Pablo Aspas comienzan a reivindicar la aplicación del llamado registro de estibadores portuarios, registro que debe ser controlado según la normativa vigente en ese momento por el (INEM) Instituto Nacional de Empleo.
Se reconocen 123 trabajadores y se ponen a funcionar por la lista del INEM, y no de una manera arbitraria. En el muelle Norte ya opera otra empresa llamada Porlesa y así hay un orden en la contratación.
Los ya reconocidos como trabajadores portuarios, siguen tres años de luchas muy fuertes, y huelgas reivindicando ser admitidos en la Sociedad Estatal de Estiba y Desestiba que se debe crear en Sagunto. Lo consiguen, entrando de lleno en el régimen portuario que hay en todos los puertos españoles. En la actualidad estas se han transformado en Agrupaciones de Interés Económico sin participación pública, solo privada.
En septiembre de 1995 en el seno de la autoridad portuaria y previa puntuaciones según tiempo trabajado, se realizan pruebas de acceso dirigidas por la Universidad de Valencia, y se pone en marcha un plan permanente de formación para todo el personal, se firman 34 contratos de carácter indefinido, progresivamente acabaran siendo una plantilla fija de 140. En la actualidad su rango de empleo oscila entre100 y, 250 personas con más de 35mil jornales anuales.
La más importante llave de la ciudad en el año 2004 manipuló 4 millones de toneladas de mercancía general, posicionando a Sagunto como uno de los principales puertos en el ranking español.
El mega-puerto de Sagunto con tres dársenas tiene una extensión de 2.350.000m2 y una superficie de aguas abigarradas 2.194.000m2. Al lado Parc Sagunt uno de los más importantes centros logísticos empresariales de Europa, concebido asimismo como zona de actividad logística del puerto con 15 millones de metros cuadrados, con una planta regasificadora y una central de ciclo combinado garantizan la necesidades energéticas actuales y futuras, tanto de gas como la electricidad a los diferentes sectores empresariales.
El aspecto del puerto cambio hace unos años con la instalación del grupo Berge, responsable de la descarga y caga de automóviles de la marca Toyota, y de los coches Kia, Honda, Volvo, Chevrolet y Misubishi. Su compromiso con Sagunto es mover del orden de 260mil coches, y en unos años medio millón.
Nuestra asignatura pendiente es la conexión ferroviaria hacia el interior de España por Aragón, lástima que los políticos sean siempre tan ciegos, y se muevan por interés políticos y no económicos.

Un abrazo de Paco Gómez.