Quico Fernández, como alcalde de Sagunto, ¿Cómo resumiría estos cuatro años de su mandato? Dirigiendo un Ayuntamiento, con muchos partidos políticos… ¿Ha sido fácil manejar ese pacto?
Lo primero que tengo que decir es que mi compromiso con la ciudadanía era conseguir un gobierno estable que propiciase un período de estabilidad y crecimiento económico, social y cultural. Creo sinceramente que lo hemos conseguido, como lo demuestra el hecho que hemos aprobado tres presupuestos y la ciudad ha vivido un período de estabilidad, prosperidad y buena convivencia en general. En este sentido, mi experiencia política ha sido decisiva. El ayuntamiento de Sagunto requiere un liderazgo con experiencia y resolutivo, capaz de generar un clima de respeto, tolerancia y trabajo, abierto a los pactos y muy dialogante, tal y como hemos demostrado en estos cuatro años de legislatura.

Hablando de pactos, sabemos que es una ciudad de pactos, y la gobernabilidad en solitario no es imposible, pero es difícil, ¿volvería a pactar con las izquierdas, teniendo en cuenta que la historia de Compromis nada tiene que ver con las izquierdas?
Bueno, hemos demostrado con creces que somos un partido responsable, dialogante y con capacidad de liderazgo para formar un gobierno de izquierdas, un gobierno de progreso que es lo que necesita esta ciudad para continuar avanzando. La historia de Compromís, con el pacto del Botànic, demuestra que somos un partido muy serio, que aporta estabilidad, transparencia y sentido común a la gestión pública.

Hemos tenido recientemente unas elecciones nacionales, victoria socialista, hundimiento del Partido Popular, irrupción de la extrema derecha de Vox, -incluso con bastantes votos en Sagunto- la subida de Ciudadanos, ¿Cuál es su valoración y si piensa que la gente a nivel local votará en clave autonómica o nacional? Y si piensa que estas elecciones locales están más complicadas que los pasados comicios.
Tengo muy claro que los ciudadanos y las ciudadanas saben diferenciar muy bien las elecciones, sean generales, autonómicas o municipales. Compromís ha demostrado que es un partido muy sólido, con electores convencidos, que votan con mucha responsabilidad, que saben muy bien cual es la opción que conviene, en este caso para liderar el ayuntamiento. En las autonómicas hemos sido el segundo partido más votado, sólo por detrás del PSOE, lo cual demuestra que continuamos siendo una opción muy importante en Sagunto y la comarca. Soy razonablemente optimista para afrontar las elecciones municipales, esta es la verdad. Yo creo que la ciudadanía es muy consciente que este es un ayuntamiento muy fragmentado desde el punto de vista político y necesita un liderazgo con el suficiente coraje y la suficiente experiencia para lograr que la ciudad avance en un clima de estabilidad y buena convivencia.

En estos cuatros años que es lo que mejor sabor de boca le ha dejado de su gestión y que es lo que peor.
Lo mejor es, sin duda, que la ciudad ha despertado, que la ciudad está viva y con buenas expectativas de trabajo, bienestar económico y proyección cultural y turística, además de haber propiciado un buen clima de convivencia en general. Hemos sido Capital Valenciana de la Romanización, Capital Cultural Valenciana y hemos puesto en marcha el proyecto de Patrimonio de la Humanidad. Nunca esta ciudad ha tenido la proyección exterior y el dinamismo cultural interior como ahora. El hecho de estar en tres rutas internacionales, la del Patrimonio Industrial, la de los Fenicios/Camino de Aníbal y la Red de Juderías nos ha dado una proyección extraordinaria. Otro motivo de orgullo es haber contribuido al desbloqueo de Parc Sagunt. En mi opinión, el trabajo es absolutamente necesario para el bienestar de la ciudadanía, sin trabajo no hay expectativas de presente ni de futuro. Puedo asegurar que me he dejado la piel para desbloquear Parc Sagunt. Y estoy muy satisfecho porque han venido empresas de la importancia de Mercadona o Inditex, entre muchísimas otras, que van a crear muchos puestos de trabajo para Sagunt y la comarca. De hecho, este año ya se pondrá en marcha la segunda fase. Lo peor, quizás han sido los problemas de organización interna que arrastra el Ayuntamiento para mejorar la ayuda a la ciudadanía y mejorar la prestación de servicios municipales.

Le critican que, Vida Nova Parc, L´Epicente o Parc Sagunt son herencias y sin embargo, se las atribuyen ustedes, ¿qué tiene que decir al respecto?
Tengo que decir que yo no estoy en política para atribuirme nada que no me corresponda, y lo que me corresponda políticamente, no me importa tanto como el bienestar de la ciudadanía y las mejoras que la gestión tenga para el conjunto de la población. Mire usted, mientras algunos nos critican, a veces con mucha demagogia fácil, nosotros nos dedicamos a trabajar, trabajar y trabajar. Es verdaderamente ridículo pensar que el Partido Popular, que ha estado dos legislaturas gobernando en el municipio, en la Generalitat y el Gobierno central, se pueda atribuir mérito alguno después de tener casi una década paralizado Parc Sagunt hasta llegar nosotros a la alcaldía y el govern del Botànic a la Generalitat. Esto lo sabe todo el mundo, y yo sé bien lo que ha costado ponerlo en marcha -junto al Consell y la Autoridad Portuaria de Valencia- para que puedan venir empresas punteras tan importantes como Mercadona o Inditex.

¿Qué proyectos han puesto en marcha o está apunto?
Para mí, personalmente, el convenio con la Autoridad Portuaria de Valencia, que supondrá la inyección de seis millones de euros para rehabilitar el Pantalán y abrir la ciudad al mar, es uno de los proyectos pendientes que más ilusión y pasión me provocan. Me hace mucha ilusión porque este proyecto cambiará totalmente la fachada marítima del Puerto de Sagunto y contribuirá a impulsar el turismo y a la mejora de la autoestima y las expectativas de futuro de toda la población. Este proyecto irá unido al eje que formará con el Alto Horno y la Nau industrial, de tal manera que esta fachada marítima de la ciudad tendrá la proyección y el reconocimiento que se merece. Complementariamente, convertir el edificio del Economato de la fábrica en la ampliación del CEAM con un Centro de Día me parece muy necesario y urgente para la población mayor. Por último, claro está, me gustaría continuar el camino emprendido con el proyecto de Patrimonio de la Humanidad y que la proyección exterior de la ciudad continúe creciendo y Sagunt se convierta en una Civitas amabilis abierta y cosmopolita para todo el mundo.

Imagino que le consta de sus asesores, que en el núcleo del Puerto le critican por mirar más hacia el núcleo de Sagunto, ¿eso es así o quien lo dice no lo hace con criterio suficiente?
Esto me parece totalmente injusto y profundamente demagógico, no se ajusta para nada a la realidad. Ahora bien, entiendo que hay partidos políticos cuyo programa político se basa en este tipo de demagogia, miente que alguna cosa queda, no tienen nada más en su programa político. Yo lo respeto, claro, pero no lo comparto. Nosotros tenemos una visión de la ciudad armónica, unida en la diversidad, abierta, cosmopolita y europea. Es decir, pensamos que la diversidad de núcleos y procedencias sociológicas de los habitantes de todos los núcleos urbanos que tenemos es un factor de riqueza económica, social, cultural y humana. Otros lo ven como un factor de enfrentamiento y disputa permanente, a veces un tanto cicatero. Yo soy hijo de emigrantes de Extremadura y Galicia, y empatizo perfectamente con el núcleo del Puerto de Sagunto. Si alguien quiere ver más cosas, allá ellos. Esta es la verdad.

LaFargeHolcim, ¿Cuántos quebraderos de cabeza le está dando, verdad? Si finalmente se cierra, ¿piensa que es positivo para Sagunto? ¿Cuál sería la solución y sí en esa solución ambas partes quedaría satisfechas?
Mire usted, yo no creo para nada que se cierre Lafarge, para nada. Esta es otra de las mentiras que se utilizan para descalificar nuestra gestión. Tienen licencia de extracción concedida por la Generalitat hasta el 2042 y respeto profundamente a los trabajadores y sus inquietudes. Lo que tengo claro es que la multinacional Lafarge Holcim, la primera cementera del mundo, con una facturación de 26.000 millones de euros y con fábricas que dan trabajo a casi 120.000 trabajadores en América, Asia, Europa, África y Oriente Medio, no se irá de Sagunto porque se haya declarado paraje natural la montaña de Romeu, sino porque así lo requieren sus intereses.

Las terrazas de los bares y restaurantes han sido “lucha” durante esta legislatura, -aunque ahora no se hable tanto- ¿Qué piensa hacer si vuelve a ser alcalde?, porque muchos hosteleros han recibido multas a pesar de los plazos que se dieron y hay preocupación.
La aplicación de la ordenanza permite perfectamente la convivencia entre los negocios y la ciudadanía. De hecho, la ordenanza permite legalizar terrazas que antes no lo estaban.

 

Compromís