Cuando hace mas de cien años los abuelos de Salvador Montesinos llegaron a Puerto de Sagunto desde Teruel, aquí casi no había pueblo, pero si estaba la Siderúrgica del Mediterráneo y era obvio que las personas tenían que comer pan, y montaron un negocio familiar el horno de los Amantes.
Su padre que ya nació en el Sanatorio de la fábrica siguió con el pan, y sedujo a su madre una valenciana de Godella que siempre hablo a sus seis hijos en valenciano. Una mezcla de regiones en un pueblo castellano parlante por la llegada de tantos y tantos emigrantes, que vinieron buscando precisamente el pan.
El horno con las sucursales pertinentes continúa gracias a dos de sus hermanos. Y es que todos empezaron desde muy pequeños ayudando a sus padres. Salva empezó a saber contar antes que a escribir, porque contaba las rosquilletas que tenía que meter en cada paquete después de salir del colegio.
El recuerdo más sentido y consciente de su niñez es cuando se levantaba a las cinco de la mañana, para vender panes a los trabajadores que entraban y salían de la fábrica. En cosa de media hora vendía más de 100 panes, cuando para que lo vieran detrás del mostrador tenía que aumentar su estatura un palmo subiéndose encima de una cesta.
Paso su niñez y juventud arrimando el hombro, estudiando y jugando al futbol, empezó en el Acero para después ser fichado por el equipo de La Vall d´Uxó cuando este lo hacía en Segunda B, el tiempo le hizo ir recorriendo varios equipos en diferentes pueblos de la comarca. Terminó jugando en el Saguntino donde colgó las botas después de un sentido y bonito homenaje, que aún recuerda con mucho cariño.
Estudió dirección y administración de empresas y estuvo trabajando con uno de sus hermanos en una asesoría de empresas que este tenía. Allí cogió su experiencia profesional siguiendo estudiando y haciendo cursos para estar siempre al día, actualmente trabaja en una multinacional que elabora y exporta productos fitosanitarios.
Salva entró en política hace ya algunos años de la mano de amigos que militaban en Unión Valenciana. Una iniciativa personal motivada en parte por la agresión que él veía que estaba sufriendo La Comunidad Valencia por el nacionalismo catalán. Entonces empezó su relación con mucha gente valencianista cuya mejor virtud era el cariño a su región, a sus pueblos y a sus gentes. Entró como concejal en el ayuntamiento de Sagunto, pero nunca gobernó, si lo hicieron dos trásfugas de su partido cuando Silvestre Borras del P.P. fue Alcalde pactando con el partido nacionalista Bloc, hoy denominado Compromis.
Evidentemente sus principios ideológicos no estaban con el nacionalismo, y se quedó solo en la oposición. Como tenía la opción de tener un liberado contrató a Pepe Pinto un hombre muy valencianista que era una excelente persona, con mucha mano izquierda, querido por todos y que fue su mano derecha.
Me cuenta que: “Prácticamente ahora sigue habiendo los mismos problemas que había entonces en este ayuntamiento, porque los políticos que hemos tenido en este pueblo han tenido la prerrogativa sin licencia de nadie, que les ha facultado a dotarse de un paraguas para parar las grandes inversiones y la consolidación real de este pueblo.
Los pactos legislativos que ha habido siempre han sido contraproducentes para el desarrollo de este pueblo. Personalmente apoye siempre lo que he creído bueno para mi pueblo viniera de donde fuera. Algunos no lo entendían, pero siempre tuve muy claro que por encima de cualquier ideología esta lo que es bueno para los vecinos de mi pueblo. Tengo que reconocer que después de tantos años es para mí una satisfacción tener aún muchos amigos de aquella época, entre ellos funcionarios de este ayuntamiento, (cuando yo nunca estuve gobernando). Los obstáculos para que este pueblo no aproveche todos sus recursos no están en el funcionario, como piensan algunos, están en los políticos, el funcionario lleva el ritmo que le marcan. No puede pasar “davant” aunque esto es lo que esperan los políticos ineptos.
Son necesarios políticos con mucha energía e ilusión que se lo crean que no sean corruptos (porque en este pueblo ha habido muchas decisiones que apuntan a esto aunque no se hayan podido demostrar). Personas que estén en política porque quieran a su pueblo, a los dos núcleos que forman una gran ciudad. Yo esto me lo creo, este pueblo necesita gente que no venga a vivir de la política. Siempre que he estado en política he dado muestras de mi honradez, cuando he visto irregularidades, he ido al juzgado y lo he denunciado, y eran compañeros que estando en otros partidos conocía de toda la vida. Porque por encima de los partidos y de las ideologías, está el interés general de mi pueblo.
Este pueblo está y ha estado gobernado a salto de mata, y se toman las decisiones cuando hay una queja o cuando esta sale en prensa.
Se hacen gobiernos a la medida, con una coalición o como sea, sin ninguna responsabilidad y sin ningún proyecto de futuro, sin control, sin iniciativa, sin decir vamos a hacer esto y el que venga detrás que tenga ya un camino recorrido, se acomodan y gestionan a base de palos que viene normalmente de la opinión pública, y cada concejalía actúa de forma independiente como si fuera la dueña de todo un pueblo sin sopesar las consecuencias para el resto.
Queremos cambiar esto y tanto, por ello me presento para ser Alcalde con un grupo de profesionales que conozco bien en donde hay un aprecio mutuo; profesionales que tienen su trabajo y que no necesitan de la política, y esto es muy importante.
Me presento con el partido de Ciudadanos, porque es un partido que nació como parapeto al nacionalismo del que solo viene odio y pobreza. Porque Ciudadanos es un partido de Centro como en su día fue la UCD, y porque si pilla a alguien trincando lo elimina. Ya que quiere regenerar la política, y propone políticas eficaces que solucionen los problemas que preocupan como el paro, hay que ir a la realidad y no hacer demagogia. Como no la hacen las empresas que son las que luchan realmente y crean riqueza y bienestar, y en este pueblo los que nos han gobernado con un sentido equivocado de esta realidad han rechazado.
Quiero agradecer a mi amigo Paco y a la revista El Termino que me haya dado la oportunidad de dirigirme a todos ustedes a través de esta conversación, y agradecerles de antemano la confianza que depositaran en el equipo de Ciudadanos”

Un abrazo de Salva y de Paco.