Sara Villanueva se define a sí misma como “una persona sencilla pero muy soñadora”. La autora afirma que su meta es contribuir a la Educación y a la Literatura Infantil con sus conocimientos para propiciar el crecimiento de las personas. Este mes sale a la venta su primer libro Con Amor, Lola y Lalo, donde explica este sentimiento.

 

Este mes sale a la venta tu primer libro Con Amor, Lola y Lalo, ¿qué expectativas tienes?
Las expectativas que tenía ya se han cumplido con creces. Lo que he hecho para publicar mi libro ha sido una coedición, así que compré 215 ejemplares y los he vendido por mi cuenta. La verdad es que en un mes los he vendido todos, o sea, que mis expectativas se han cumplido de sobra. En relación a la venta que se inicia a partir del día 15 de este mes, de forma online y en las librerías que lo elijan para tenerlo en sus estanterías, las expectativas son básicamente las mismas. Viendo la acogida que ha tenido, espero seguir en esa línea. Me he dado cuenta de que hay mucha gente que me quiere y gracias a ellos todo está yendo muy bien.

La novela tiene como tema principal el sentimiento que se nombra en el título de la misma, ¿Por qué elegiste éste y no otro?
Soy maestra y gracias a ello veo las carencias que existen en educación en el día a día, como las cosas maravillosas que viven los niños y que nos transmiten. Consideré que realmente el amor es una cosa que está ahí, que está presente, pero que por desgracia, debido a nuestro ritmo de vida tan acelerado, con tantas cosas maravillosas a nuestro alrededor, pasa desapercibido muchas veces y creí necesario recordar este mensaje.

¿Cuál ha sido el proceso para su publicación?
Lo que he elegido es una coedición y ha sido mediante la editorial sevillana Babidi-bú. El proceso fue, en un primer momento tener la idea y empezar a desarrollarla. A continuación, una vez tuve el libro montado, empecé a enviarlo a distintas editoriales, tanto de autopublicación como de coedición y editoriales convencionales. Surgió esta oportunidad, así que me lo planteé y acepté. La coedición se trata de que yo compro una cantidad de ejemplares que vendo por mi cuenta y ellos se comprometen a vender el resto de la primera tirada. Si todo esto acaba de forma exitosa, se hará una segunda edición.

¿Cómo evolucionan los personajes a lo largo de la historia? ¿te has inspirado en alguien para crearlos?
Lola, que es la protagonista, es una niña muy curiosa, inquieta y con ganas de saber. Inicialmente, a partir de que encuentra una carta misteriosa que escribió su abuela a su abuelo empieza a plantearse preguntas y a buscar respuestas, que es lo que realmente me gusta de esta niña, es decir, que no se queda con la pregunta sino que va indagando. Lola va preguntando y va conectando ideas hasta que al final llega a la conclusión de qué es el Amor. Esto es lo que el libro pretende transmitir.
La verdad es que en un principio no me inspiré en nadie para crear a los personajes, o yo consideraba que no, pero conforme más lo leía e iba hablando con mis familiares, conocidos y amigos, me daba cuenta de que muchos nombres los había cogido de mi entorno propio sin ser consciente de ello. En realidad Lola es una mezcla de todos mis alumnos y creo que es eso lo que la hace tan especial.

¿Cómo fue la experiencia de trabajar con la ilustradora María Monsonet?
María Monsonet ha sido todo un descubrimiento para mí. La verdad es que no podría haber elegido mejor porque conectamos como persona y como compañeras al trabajar codo con codo y estoy muy contenta del resultado. Me entendió a la perfección en cada momento y en cada detalle. Si había algo que no encajaba lo arreglábamos, o sea, que ha sido una maravilla trabajar con ella.

¿Qué te impulsó a escribir para un público tan joven?
Precisamente eso, soy maestra y como veo las cosas que creo que debemos seguir trabajando pues me lancé a ello, mi entorno es con niños, disfruto trabajando con ellos, tanto aprendiendo como enseñándoles.

¿Qué opinión tienes sobre el actual panorama de la Literatura Infantil?
La verdad es que la literatura infantil está en pleno apogeo. Es un mercado realmente complicado para los que nos metemos en este mundo porque hay verdaderas joyas. Si me dijeras que eligiera un género literario, elegiría la literatura infantil porque son lecturas frescas y que además vienen cargadísimas de valores y de mensajes bonitos y sinceros que son los que nos ayudan a crecer.

¿Cómo explicas a los niños el sentimiento del Amor?
Trabajo con el Emocionario, dime lo que sientes que es un libro muy conocido. Trabajo el Amor como otras emociones porque las considero muy necesarias, al igual que saber qué sentimos y cómo transmitirlo, porque muchas veces se queda a mitad del camino. Lo que trabajo sobre todo es lo que transmito en el libro, el saber apreciar todo el amor que hay a nuestro alrededor y también en nosotros mismos. En resumidas cuentas, lo que intento enseñarles es que deben amarse a uno mismo porque cuando tenemos el amor dentro de nosotros mismos sabemos verlo fuera y esa es la base de la felicidad de toda persona.

¿Qué ha sido lo más complicado a la hora de escribir el libro?
Soy una persona muy perfeccionista, y para mí lo más complicado fue tenerlo todo encuadrado de forma que cuando lo leyera sonara perfecto, que no hubiera ninguna sílaba fuera de la oración de lo que quería transmitir. Eso fue lo que más me costó, de hecho lo releí muchísimas veces hasta que llegó un punto en el que dije que era la última vez porque siempre veía algo que modificar.

¿Estás llevando a cabo nuevos proyectos?
Sí, adoro escribir pero lo hago mucho menos de lo que me gustaría porque trabajo a jornada completa y además estoy estudiando oposiciones para entrar definitivamente en el cuerpo de maestros. Sí, tengo proyectos iniciados, aunque están un poco aparcados. Adelanto que irán un poco en esta misma línea, pero orientados a la diversidad sexual quizás y a romper un poco con los patrones que tenemos del género, tanto en niños como en adultos.

¿Qué te impulsa a seguir escribiendo?
Son situaciones como la que me ocurrió el otro día, cuando la madre de uno de mis alumnos se puso en contacto conmigo. Me pidió que siguiera escribiendo porque mi libro era el único que su hijo se había leído entero. También, cuando una booktuber que tiene bastantes seguidores y ha leído mucho porque está muy metida en este mundo, me hizo una buena crítica diciendo que mi libro era una joya. Estos momentos me emocionan mucho y son una fuente de motivación absoluta para mí.

 

TEXTO: Sara Carlos