No voy a usar este articulo para maldecir al tabaco, pero si para hablar claro sobre el cigarrillo electrónico y sus ventajas contra este. Hablaré sin prejuicios y con sinceridad, sin intención de agradar ni de agredir a nadie. Si quieres saber la verdad sobre el vapeo sigue leyendo, si no estás interesado no pierdas tiempo, porque este artículo entonces no es para ti.
Lo primero resaltar que el vapeo, el consumo de cigarrillos electrónicos, se debe de usar como método para dejar de fumar. No aconsejo que se convierta en un hábito más, debería de ser una herramienta para dejar el consumo de tabaco que verdaderamente es determinante a la hora de empeorar nuestra salud, la de nuestros familiares y amigos.
Lo segundo que quiero resaltar, antes de entrar en profundidad, es que el vapeo no es para menores de edad. Por favor, si eres menor de edad y estas leyendo este artículo, no uses cigarrillos electrónicos, y por supuesto, tampoco analógicos. Dicho claro, ni fumes ni vapees. Tu salud es lo primero, déjate de modas y cuídate.
De sobra es sabido por todos lo perjudicial que es el tabaco, lo bien diseñado que está desde el punto de vista de la adicción, de generar necesidad de consumo. También es notoria la permisibilidad que las autoridades públicas han tenido con este. Todo ello ha llevado a que el tabaco se convierta en un verdadero problema de salud pública.
Dejo una ilustración donde se muestra solo una mínima cantidad de los más de 4000 componentes del tabaco para reflejar lo expuesto anteriormente.

 

 

Ahora a por el vapeo. No tengo muy claro quien invento el primer cigarrillo electrónico, hay una patente de los años 60 en EEUU que ya habla de un dispositivo de vaporizar líquidos. Otros hablan en la década de los noventa, de la inventiva de un doctor chino que tenía la necesidad de conseguir un dispositivo, que pudiera dosificar medicaciones directamente a los pulmones de sus pacientes. Lo que sí que sabemos a ciencia cierta, es que en el año 2003 el farmacéutico chino Hon Lik patentó el primer cigarrillo electrónico basado en la liberación de nicotina, como medio para dejar el hábito del tabaco.
¿En que consiste un cigarrillo electrónico o vaper? El cigarrillo electrónico está compuesto de varias partes principales (hay varios tipos, pero voy a explicar el más sencillo de todos de una manera comprensible). El funcionamiento de los llamados AIO, todo en uno.
El funcionamiento básico es muy fácil de entender, tenemos una batería con capacidad suficiente para el esfuerzo que le vamos a exigir, disponemos de un depósito con el e-liquiq almacenado, por otro lado, tenemos una o unas resistencias con algodón orgánico, el cual está en contacto con el e-liquid del depósito. Al activar un pulsador, la batería libera la energía necesaria para producir un rápido calentamiento en las resistencias que produce que el líquido que tiene retenido el algodón se evapore.
No voy a entrar en más detalles sobre el funcionamiento del cigarrillo electrónico, solo quería reflejar de una manera rápida y sencilla, para que todos podamos comprender, que se trata de evaporación y no de combustión.
Hoy vamos a profundizar sobre los líquidos o e-liquids que consumimos los vapeadores y la influencia en nuestra salud.
En primer lugar, vamos a comentar su composición. Los e-liquids están compuestos de tres componentes principales. Glicerina vegetal (vg), propilenglicol (pg) y aromas alimenticios solubles en agua. En algunos casos también de nicotina, pero no siempre, depende de las necesidades del consumidor.
Glicerina vegetal o glicerol, es un líquido incoloro, inodoro con sabor dulce y es soluble en agua y en alcoholes. Se encuentra de manera natural en los aceites, grasas animales y vegetales. Se utiliza en las industrias alimentarias, farmacéuticas y cosméticas. Entre sus usos principales están la fabricación de jabones o cosméticos, su uso en jarabes, en la preparación de extractos de café, té o jengibre, en la fabricación de refrescos. Aparece como uno de los componentes del “tabaco”.
Esta reconocido como seguro para el consumo humano desde el año 1959 y puede ser utilizado en productos alimenticios.
Propilenglicol, es un compuesto orgánico. Incoloro, insípido e inodoro. Es de la familia de los alcoholes, concretamente un diol. La densidad es inferior a la del VG. Se utiliza en las industrias farmacéuticas, tabacaleras, alimenticias. Entre sus usos principales están lubricantes íntimos, lagrimas artificiales, conservante en alimentos, máquinas de humos. Es un componente que también aparece en el tabaco.
También es considerado como seguro en la industria alimenticia y farmacéutica para el consumo humano.
Aromas, son aromas alimenticios solubles en agua, que no contienen alcoholes y azucares añadidos. Normalmente disueltos en PG.
Nicotina (opcional), es un compuesto orgánico. Se encuentra en varias plantas, entre ellas la del tabaco. A dosis elevadas es utilizado como veneno o insecticida, en bajas concentraciones es utilizado como estimulante, es uno de los factores de adicción al tabaco, es una sustancia psicoactiva adictiva. Es soluble en agua.Tras todo este rollo, podemos llegar a varias conclusiones importantes. La primera que podemos ver de manera evidente es que los componentes mayoritarios de los e-liquids están presentes en el tabaco, pero con una grandísima diferencia, solo tenemos como máximo cuatro componentes y no más de 4000. La segunda, y por ello no menos importante, los e-liquids son lo que son, no llevan componentes ocultos ni potenciadores de la nicotina, ni disolventes, ni alquitranes, etc. Solo llevan productos actos para el consumo humano. Otra conclusión muy importante que podemos extraer, es que los cigarrillos electrónicos NO CONTIENEN SUSTANCIAS CANCERIGENAS. Podría pasarme horas describiendo diferencias, pero estas ya son justificaciones suficientes para abalar al cigarrillo electrónico como método para dejar de consumir tabaco.
Otro punto importante, que ya he comentado levemente, y merece la pena resaltar, es la inexistencia de combustión con el uso de cigarrillos electrónicos. Las combustiones son reacciones incontroladas en las que se producen cientos de componentes secundarios muy perjudiciales para la salud. La combustión del tabaco se realiza a temperatura muy elevada, de 600 º C a más de 800 º C. La temperatura a la que inhalamos el humo al fumar por si sola es muy perjudicial para nuestros pulmones, en cambio, con los cigarrillos electrónicos esta temperatura esta controlada y desciende considerablemente, de 115 º C a 315 º C aproximadamente.

Eloy, Vapstore Puerto de Sagunto