En esta edición número 21 de El Término, quiero hacer este artículo como un miembro más de la Asociación Patrimonio Industrial Puerto Sagunto:

Esta asociación se ha constituido para la custodia y el abrigo del recuerdo, para recuperar la memoria, y para mostrar la huella de pasadas generaciones.
Pero no debe quedar solo en ello: Quiere con la colaboración de todos ir hacia adelante, y avanzar para dar a conocer y reconocer la labor de hombres y mujeres, que vivieron lucharon y perseveraron en una época en que unas chimeneas expandían participación, creando puestos de trabajo.
Emanaciones de ilusión, que facilitaban el asentamiento de todos los que afluyeron desde las regiones más diversas al Puerto de Sagunto.
Todo alrededor de una industria, de una idea, de unos iniciadores vascos que ayudaron para que se hiciera un entramado de empresas auxiliares. Así al lado de un pueblo de dos mil años, se formo y se hizo un nuevo pueblo, una nueva sociedad hermanada en las diferencias.
Aquí estaba la cabecera de una industria siderúrgica, que partiendo del mineral de hierro y del carbón, sacaba el acero necesario e imprescindible para colaborar en el desarrollo de este país, igual que otras empresas e industrias ubicadas en esta comarca que producen cemento, electricidad, cristal o abonos. Todas trazan los caminos del crecimiento.
El cometido de la Asociación es impulsar, y mostrar todo aquello que definió a unas gentes que concurrieron en las orillas del mar durante el nacimiento y evolución de un pueblo.
Esta asociación ambiciona mostrar la historia. Enseñar nuestros orígenes yendo hacia un futuro, para saber enfrentarse a las dificultades de un mundo diario con el conocimiento de la historia.
Debemos volver hacia nuestras raíces, porque con ello nos haremos preguntas y sacaremos conclusiones.
La Asociación necesita la aportación de nuestro Ayuntamiento, de todas las personas, empresas, instituciones, pero sobre todo queremos la participación de todos los que voluntariamente pongan sus manos y su voluntad de trabajo para sacar a flote este proyecto. El conocimiento del Patrimonio creara personas más libres.

Su presidente Oscar Cosín Ramírez se dirige a nuestra revista: “En este año 2019 iniciamos un proyecto con vocación de perdurar en el tiempo. Un ciclo anual de conferencias, que en esta primera edición pretende ofrecer un programa variado y ameno, que abarque muy diferentes aspectos del Patrimonio Industrial, y que sirva para mantener vivo el interés por el estudio divulgación y conservación del Patrimonio. Este ciclo, además propone contar con la participación activa del tejido asociativo de nuestra ciudad, buscando aunar esfuerzos y ofrecer múltiples visiones, que enriquezcan la percepción de lo que el Patrimonio Industrial supone en la memoria colectiva. Os animamos a que participéis y aportéis vuestras ideas, interés y colaboración” termina.

Cosín también nos invita a todos y todas los jóvenes entre 14 y 17 años, y te gusta contar historias, y quieres demostrarlo, debes de participar en nuestro primer concurso literario sobre Patrimonio Industrial.
“Pregunta a tus abuelos y familiares, infórmate de cómo era la vida de entonces, y escribe luego una historia de ficción ambientada en la antigua siderúrgica u otras antiguas industrias de nuestra Comarca. Valoraremos tanto por la originalidad de la trama, como la ambientación histórica en los escenarios industriales de la ciudad: Hospital Viejo, Talleres Generales, Horno Alto, Almacén de Efectos y Repuestos, Antigua Escuela de Aprendices, Iglesia de Begoña, Economato, Gerencia, Barrio Obrero, Taller del Alemán, Casa de Noguera etc. puedes utilizar cualquiera de las lenguas oficiales de la Comunidad Valenciana y tienes de tiempo hasta el uno de abril” añade.

Un abrazo de Paco Gómez.