Diciembre ya está aquí. Llega uno de los meses más festivos del año, – con permiso de agosto-. Entre el puente de la primera semana, las cenas o comidas de empresa y las navidades, hacen que este mes sea un mes envuelto en celebraciones y emociones, que lástima que las navidades este año caigan tan mal, -dicho sea de paso-.  Un mes de diciembre donde la Navidad ya nos invade, nos invade desde hace ya días, -cada vez se adelantan más-, se adelantan en forma de típicos dulces navideños, turrón y mazapán entre otros, se adelantan en forma de luces navideñas, en forma de adornos para nuestras casas o comercios. Llega la navidad, celebrada por todos, por católicos y ateos, no vendrá mal un poco de unión, en un mundo en constante crispación. Desde las altas esferas a las pequeñas, el ser humano vive tenso, así que, ha llegado la hora de disfrutar, de unirse los compañeros de trabajo de distinto pensamiento e ideología, cuñados de distintos equipos de fútbol, en las próximas fechas, la unión, que bonita es la unió, aunque solo sea postureo.