No ha vuelto a repetirse en España una sucesión de inviernos tan nivosos ni tan fríos como los eneros de los años 1.945,46 y 47, marcaron un hito en la historia de la meteorología española, porque los tres dejaron importantes nevadas y temperaturas de récord.

En enero de 1945 el histórico observatorio de Madrid- Retiro registró una temperatura mínima el día 16 de -10´1ºC. que no han vuelto alcanzarse desde entonces. Los termómetros se desplomaron hasta los -25°C de Calamocha.

En enero de 1946 otro gran temporal de frío y nieve barrió España y tuvo como episodios más sobresalientes el espeso manto blanco que dejó a nivel del mar en la costa mediterránea, sobre todo en Valencia Castellón y en Puerto de Sagunto, donde la nevada fue tan extraordinaria que superó los 30 cm de espesor.

Después hubo olas de fríos tantos o más intensos que aquellas como la de febrero de 1956 pero nunca se han repetido tres inviernos seguidos.