Historias de la fábrica: Un plan para salvar Sagunto.

//Historias de la fábrica: Un plan para salvar Sagunto.

Historias de la fábrica: Un plan para salvar Sagunto.

Dicen que hay un juez llamado tiempo que pone a todos en su lugar, personalmente, por los años vividos hace tiempo, este dicho lo vengo aplicando en lo posible. Como el conocimiento nos hace más libres les contare una historia.

Sabían ustedes que en el año 1983 había elaborado un proyecto de transformación para Altos Hornos del Mediterráneo en una factoría de fundición de hierro. Una fundición con alta tecnología con lo que se obtendría un producto de calidad competitivo a nivel internacional.
Fue realizado a petición de la división siderúrgica del Instituto Nacional de Industria (INI) por la firma consultora suiza George Fischer AG, una de las más prestigiosas consultoras internacionales en cuestiones relativas a procesos de fundición de hierro. Este proyecto que costó 28 mil francos aprovechaba las instalaciones existentes con su personal cualificado, y a sus excedentes creando nuevos puestos de trabajo, del orden de 1.652. Con una inversión de 15 mil millones de pesetas, que era la mitad de lo que se preveía que costaría el cierre de AHM (luego costó mucho más).

Las afirmaciones del ingeniero de esta empresa chocaban con la de los ejecutivos españoles a las ordenes del partido socialista que querían permanecer en el anonimato, porque en su día declararon: No está en el ánimo de los responsables de la política industrial española sacar adelante el proyecto de George Fischer, aunque éste fuese viable, y no sólo por razones técnicas, sino por un fuerte componente político: Podría afectar a la economía de zonas como el País Vasco o Asturias, y además: “Solucionar globalmente y sin traumas el problema de Sagunto, daría pie a que se le exigiese a la administración soluciones similares en problemas como los astilleros, la línea blanca, o en el grupo de aceros especiales” .
La fundición de hierro de Sagunto que se podía haber instalado, sería una de las más modernas de Europa, podría haber dado al traste con parte de las 230 fundiciones existentes en España de las cuales un 50% están en el País Vasco. Porque estas utilizan una tecnología obsoleta con un marcado carácter artesanal.

John Fischer apostilla en su estudio que la entrada de España en el Mercado Común provocará inevitablemente el cierre de la mayoría de estas fundiciones. Así pues debe de quedar claro que la instalación de esta nueva posible fundición además de intentar la posible conquista del mercado de exportación equilibrará la pérdida de puestos de trabajo que inevitablemente van a producirse en el sector.
Fue en esta protección de puestos de trabajo en el País Vasco donde radicó uno de los principales inconvenientes para que no se diera luz verde a este proyecto. Políticamente se dijo no es rentable incrementar las tasas de desempleo en el País Vasco aunque con ello se salve a Sagunto. De ahí que el proyecto de fundición de hierro para Altos Hornos del Mediterráneo, nunca fue puesto encima de ninguna mesa negociadora con los sindicatos, y se mantuvo oculto, con la indicación expresa de que la opinión pública debía permanecer ajena al conocimiento de que dicho proyecto existiera.

La realidad por lo que he leído interesándome por el tema es que ya en el año 2009 había cien empresas menos de las que había en esa época con una plantilla de 17.739 El tiempo ha demostrado que John Fischer tenía razón y los puestos de trabajo se perdieron igual.

Entonces la industria del automóvil instalada en nuestro país se abastecía de hierro fundido del norte de España, destacaba la fundición Victorio Luzuriaga, de Tafalla (Navarra) participada en un 33% por Seat. Pero Ford España pensaba abrir una nueva cadena de montaje en México y uno de sus principales suministradores era Victorio. La empresa Renault decía que la demanda estaba cayendo cuando tenía previsto instalar una modernísima planta de fundición en Setúbal (Portugal). El jefe de compras de General Motors en Figueruelas (Zaragoza) manifestaba que su compañía importaba todas las piezas de fundición y se replantearía su política de compras si los precios fuesen competitivos.
El proyecto de George Fischer calculaba unos costos de producción de un 20% más barato que los de la Comunidad Europea con una tasa de rentabilidad de un 16% ya que un automóvil lleva como 90 piezas de fundición. También se contemplaba la posibilidad de ampliar la producción a otros productos hasta llegar a dar empleo a 3.800 trabajadores.
Pero esto solo es un grano de arena que a nosotros nos echaron en un ojo, en una reconversión llena de despropósitos. En AHV del País Vasco se gastaron 62 mil millones de pesetas en nuevas acerías, coladas continuas, remodelación de tren de bandas en caliente, y en menos de diez años en 1992 todo se desguazo, dejo de existir. Y sabían muy bien que invertían en algo que no tenía futuro.
Pero como ya dijo una ministra el dinero público no es de nadie, y además ellos tienen derecho de impunidad porque nosotros no tenemos memoria y los seguiremos votando. Solo la historia los juzgará por eso, la cuento.

Un abrazo de Paco Gómez

By | 2018-09-07T13:43:29+00:00 septiembre 7th, 2018|Categories: Historias de la fábrica|0 Comments

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.