El Grupo Espiga sigue adelante

//El Grupo Espiga sigue adelante

El Grupo Espiga sigue adelante

Los orígenes del Grupo Espiga se remontan al año 1983. La Hermana Dominica de la Anunciata de la Orden de Predicadores, Dolores Gutiérrez, y seis jóvenes de 17 años decidieron organizar un campamento de verano para los alumnos del colegio San Vicente Ferrer. Sin embargo, no fue hasta 2009 cuando se fundó la Asociación Grupo Espiga.

¿Cómo fue elegido el nombre de la Asociación?
Cuando se fundó la Asociación, por la necesidad de pedir subvenciones para los diferentes proyectos sociales que queríamos llevar a cabo, mantuvimos el mismo nombre que teníamos: Grupo Espiga. Al nacer de un clima religioso, la organización quería buscar un nombre llamativo y simbólico que hiciera referencia a la importancia que tiene cada miembro dentro de un gran grupo unido.

¿Cuántos miembros formáis la asociación?
Actualmente somos 79 personas de edades comprendidas entre los 18 y los 31 años.

Muchos monitores habéis sido antes alumnos, ¿Qué os impulsa a seguir en el Grupo Espiga?
Hace dos años que nos desvinculamos del colegio San Vicente Ferrer. Sin embargo, hoy en día pertenecemos a la parroquia de Santa María de Sagunto y la mayoría de los miembros de la Asociación son exalumnos del colegio. Esto se debe a que, tradicionalmente, la mayoría de los niños y niñas que vienen a nuestros grupos de reflexión los viernes por la tarde son de San Vicente Ferrer. Este es el resultado de la inercia de muchos años y a la fuerte relación que seguimos teniendo con el AMPA de San Vicente Ferrer.

La Carrera Solidaria que celebráis en el mes de octubre, ¿Tiene la repercusión que esperabais?
Más incluso de la que pensábamos. Hace cinco años decidimos probar a hacer este evento, entre otras cosas, porque necesitábamos dinero para algunos proyectos. Además, siempre hemos tenido un vínculo muy cercano y especial con la Asociación La Casa Nueva y también necesitaba de liquidez. Así, nos atrevimos a realizar la carrera. Solo, el primer año, tuvimos a más de 1100 personas apuntadas. Fue un éxito. El segundo año aconteció igual y se afianzó el evento. En la reunión de coordinación, donde se deciden todos los asuntos del Grupo Espiga, ya tenemos en el orden del día la preparación de la VI Carrera Solidaria 2018 en los puntos a tratar.

Habéis organizado talleres en La Casa Nueva, ¿Qué han supuesto para los residentes?
Yo, por ejemplo, formo parte de la junta directiva de la Asociación La Casa Nueva y actualmente la visito cuando puedo. Hay un grupo de jóvenes de Valencia que acude todos los domingos por la mañana al albergue y pasan tiempo con los residentes: charlan con ellos, aprenden cosas nuevas, cantan, ayudan en la limpieza y todo lo que se les proponga. Los talleres son una parte de todas las cosas que surgen y han surgido en la Asociación La Casa Nueva. Cuando se han hecho talleres las personas africanas que se han nutrido de ellos han estado muy agradecidas. El perfil general de los residentes de La Casa Nueva es de personas con pocos recursos económicos que solo tienen en sus mentes trabajar y llevar dinero a sus familias en África. Cuando alguien de aquí se acerca, se deja conocer y aporta calidad humana, muchos sienten alivio y esperanza. Los talleres son la excusa para acercarse y reconfortarlos.

Os habéis unido recientemente al Pacte contra la Violència de Gènere de la Generalitat Valenciana, ¿Qué papel desempeñáis en esta iniciativa?
Fue una decisión unánime. Pensamos que como grupo de voluntariado social y como grupo pastoral de la parroquia tenemos en nuestras manos el poder de llegar a muchas personas. Desde alguien que se apunta a una carrera, a una madre que nos confía a su hijo durante una hora a la semana o una persona que ha emigrado de su país y se apoya en nosotros como plataforma. Es por eso que creemos esencial posicionarnos en cosas importantes. Esto era una de esas cosas relevantes. Si pienso en un papel primordial que podemos desempeñar en esta campaña es el de ser altavoz. El feminismo es muy importante no solo como concepto, sino como actitud. Nosotros pensamos que tenemos el deber de anunciar que hay otra manera de vivir la afectividad, la sexualidad, la relación entre las personas… Y además, creemos también que tenemos el deber de denunciar todo tipo de violencia, y por supuesto la de género en todos sus ámbitos. Conceptos como micromachismos, coeducación o nuevas masculinidades son claves para entender y combatir esta violencia. Todo esto desde una perspectiva cristiana.

¿Qué suponen las convivencias para los niños?
Un respiro. Ver a un niño o una niña llegar a un lugar diferente, con un montón de jóvenes de su edad, sin móviles y sin toda la retahíla de estímulos que están acostumbrados a recibir y descubrirlos disfrutando de ese momento, no tiene precio. En una convivencia se viven muchas cosas en muy poco tiempo. Hacemos de todo: bailamos, jugamos, nos reímos mucho, reflexionamos sobre cosas que en la vida cotidiana no se tratan, tenemos tiempo para conocernos a nosotros mismos… Se trata de crear un clima donde la experiencia sea la Vida misma.

Anualmente organizabais el Festival Solidario con el objetivo de integrar a las personas que residen en la Casa Nueva, ¿Por qué dejó de celebrarse?
A veces, si no hay motivación, es complicado seguir adelante y que las cosas salgan bien. Estuvimos cinco años realizando el Festival Solidario Con Otra Mirada y fue una experiencia preciosa. Ahora, después de muchos años de bastante trabajo, llevamos dos que no nos sentimos con las fuerzas suficientes. Respondía poca gente para el trabajo que requería. Aunque ese no fue el único motivo ni el más importante. La experiencia fue increíble. Trabajábamos todos los voluntarios codo con codo, éramos de culturas diferentes y ahí estaba la gracia. Conseguimos hacer talleres de percusión, de baile, yincanas africanas y una gran cena con comida típica senegalesa. Se montaba una buena fiesta y, lo más importante, de ahí surgían lazos muy bonitos. La recaudación económica era lo de menos en el Festival.

¿Quiénes eran los receptores de esta celebración?
Los participantes eran las personas de Sagunto y alrededores que disfrutaban de todas las actividades. Tanto los voluntarios del Grupo Espiga, como los voluntarios africanos de La Casa Nueva eran los que desarrollaban las actividades. Esencialmente, el Festival Solidario era un evento de sensibilización.

Uno de vuestros objetivos es dar a conocer el patrimonio histórico de Sagunto, ¿Cómo lo lleváis a cabo?
En ocasiones nos es complicado tenerlo como línea prioritaria. Sin embargo, la mayoría de los miembros del Grupo Espiga somos de Sagunto y nos gusta mucho la calidad cultural de nuestra ciudad y eso lo reflejamos en algunas actividades que realizamos con los niños desde el grupo de pastoral. Sagunto fue una mezcla de culturas y sigue siéndolo en la actualidad. A veces nosotros hacemos el símil y lo transformamos con una advertencia: en Sagunto, durante toda su historia, ha habido un vaivén cultural. En ocasiones han podido convivir los Íberos y los romanos y religiones como el Cristianismo y el Islam. Actualmente también es una ciudad de culturas muy diversas, pero todavía hablamos de multiculturalismo… Debemos tender a la interculturalidad.

¿Tenéis algún nuevo proyecto para este 2018?
Sí, el grupo más joven de este año se ha sentido motivado para empezar un proyecto de voluntariado en el hospital. Todavía no está concretado pero es una iniciativa muy prometedora y tenemos esperanzas en ella

 

Texto: Sara Carlos

By | 2018-05-30T12:47:33+00:00 mayo 30th, 2018|Categories: Asociaciones|0 Comments

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.