Y… Lucifer habitó entre nosotros.

//Y… Lucifer habitó entre nosotros.

Y… Lucifer habitó entre nosotros.

En breve podría abrir sus puertas un “culto” de carácter satánico en Puerto de Sagunto. Ese era, al menos, el rumor que llegó hasta nuestra redacción desde distintas fuentes, un rumor al que valía la pena prestar atención. Así, y tras confirmarlo con diversos contactos, comprobamos que lejos de tratarse de un broma la información tenía mucho de cierta. Por supuesto el tema interesaba. Y mucho.  Así que intentamos desprendernos de prejuicios y recurrimos a una de esas fuentes, un amigo personal del equipo, para que concertara una entrevista con algún representante del “culto”. Y lo consiguió. ¡Y tanto que lo consiguió! He aquí el resultado.

 

 

A la sombra de la Iglesia

Tiene más de 40 años y un aspecto físico muy apartado del cliché atribuido a los “satanistas”. No gasta indumentaria Heavy; ni piercings, pendientes o tatuajes. No lleva túnicas o ropajes estrafalarios. Si tuviéramos que definir su vestimenta nos vendrían a la mente términos como “normal, convencional, o tradicional”. Hemos quedado con él en un terraza de la Alameda y se nos ha adelantado: “para elegir local ”, dice mientras nos recibe con una amplia sonrisa.  Ni su socarronería ni su aspecto serán las últimas sorpresas que nos llevaremos en las más de dos largas horas de intensa entrevista.  Nos insta a mantener su identidad en el anonimato y aprovechamos esta petición para “arrancar” con el “interrogatorio”:

 

 

¿Para que mantener el anonimato si van ustedes a montar un culto público?

No es exactamente un culto. En este país, pese a lo que se diga, no existe una verdadera libertad religiosa.  Es muy complicado establecerse como Iglesia y las asociaciones constituidas para fines exclusivamente religiosos, como sería el caso, quedan fuera de la Ley Orgánica que las regula con lo cual la legalización de nuestra situación es compleja.

 Y, entonces… ¿Qué piensan hacer?

Lo que hemos hecho siempre. Copiar al enemigo – ríe-. Nos asociaremos como un grupo de personas con unas determinadas inquietudes y, dentro de las mismas, en los fines, el estudio de temas religiosos. En este caso Lucifer y su influencia.  Así no puede haber problemas en la inscripción.  Sólo hay que ver la cantidad de cofradías de Semana Santa que están inscritas como asociaciones de esta misma forma. No obstante, y aunque nos interesa estar legalizados, mantendremos la más absoluta discreción con respecto a los miembros del grupo.

 Y, esta discreción… ¿No le parece que puede generar más desconfianza hacía ustedes?

No. La desconfianza es algo con lo que contamos de entrada debido a los prejuicios que se tienen sobre nosotros tras siglos de persecución, desinformación y mentiras.  Estos mismos prejuicios son los que nos obligan a ser, quizá, demasiado prudentes.

Disculpe la agresividad de la pregunta, pero… ¿Cómo quieren que la gente no tenga prejuicios con grupos, cultos o asociaciones que eligen el mal en vez de el bien?

 No es una pregunta agresiva – sonríe -.  Es una pregunta (y ahora me va a perdonar usted) bastante tonta y simplista. Ni Satanás ni, por supuesto, Lucifer son asimilables al mal. Ni siquiera ateniéndonos a las propias escrituras judeo-cristianas. Como sabrá usted, o debería saber – dice con cierta arrogancia – los judíos comparten con los cristianos los cinco primeros libros de la biblia. Para los unos son la Torá, para los otros el Pentateuco. Son escrituras, además, contenidas en el Tanaj, considerado sagrado por todas las religiones abrahámicas: (judaísmo, cristianismo e islam). Se lo aclaró porque lo veo a usted muy perdido – vuelve a sonreír -. Pues bien, en estos textos el papel del Ángel Caído es el de libertador:  libera al hombre de su ignorancia permitiéndole comer del árbol del conocimiento a través de Eva, la mujer. Es un acto de amor hacia la humanidad frente a un Dios, el de Moisés, rencoroso, destructivo, racista, machista y miserable que quiere mantener al hombre y la mujer en la ignorancia, como ovejas. ¿O no se proclama Dios enemigo de la humanidad al provocar el diluvio o cometer el genocidio de Sodoma y Gomorra? Y … ¿Qué me dice del pueblo elegido?  ¿Que pasa con los demás? ¿No es este el más atávico de los racismos? – nuestro interlocutor continua de forma vehemente – ¿Sabe lo que hace “su Dios” cuando ve a los hombres trabajar juntos y en paz?  Enfrentarlos creando la confusión de Babel, germen de todas las confrontaciones y guerras venideras. También podemos hablar de las hijas de Lot que, con la bendición de Yahveh,  emborracharon a su padre para cometer incesto y procrear. En fin, podría referirle multitud de aberraciones más contenidas, sólo, en el pentateuco.  ¡Menuda joya su Dios, y su concepto del bien!  El problema de los que se llaman cristianos es que ni han leído la Biblia, ni conocen su religión.

 

Después de una apasionada respuesta un intenso silencio. Resulta extraño mantener está conversación aquí, en la Alameda, casi a la sombra de la iglesia de Begoña. Pasan unos segundos, nuestro interlocutor bebe un trago de cerveza, se acomoda en su asiento. Sonríe.

 

Una Fe de muchos matices

 

Sin embargo, su religión también se basa en los textos bíblicos que usted critica.

Sí. Y no. ¿Sabía usted que Lucifer era un personaje de la mitología romana? Y…¿Qué me dice del Lucifer Griego, Prometeo, el Titán protector de la humanidad que roba el fuego de los Dioses para entregárselo a los hombres y es castigado por Zeus? Lucifer va más allá del cristianismo, el judaísmo o el Islam.  Es un arquetipo universal.

 Habla usted siempre de Lucifer y no de Satanás ¿Por qué?

En principio he de decirle que yo soy luciferino y no satanista aunque algunos satanistas se consideren también luciferinos.  Fíjese tanto el gnosticismo cristiano como el judaísmo consideran a Lucifer y a Satanás como dos entidades completamente diferentes; sólo el cristianismo y especialmente el catolicismo identifica a ambos con el Diablo. No obstante, y pese a las diferencias, yo no abomino del satanismo sobre todo por qué mayoritariamente se nos confunde y se nos ataca por igual.

 La pregunta es obligada ¿Qué diferencias existen?

En el satanismo actual existen dos grandes tendencias con multitud de escisiones que se han ido produciendo por cuestiones de matices o intereses. La primera y más extendida se fundamenta, por la influencia de Anton Lavey (el Papa Negro) en el ateísmo o el antiteísmo. Lavey fue el fundador de la Iglesia de Satán, Iglesia que basa su doctrina en el materialismo y la condena del cristianismo al que considera una auténtica plaga. La otra gran escuela es el Satanismo teísta, que considera a Satán como una deidad autentica. Y, por supuesto, luego está el Luciferismo un movimiento de base espiritual pero primordialmente humanista, donde el hombre y la mujer  son el centro de todo. Para nosotros Lucifer es, sobre todo, conocimiento y libertad: el Ángel expulsado del paraíso que cayó a la tierra gritando “Non serviam”(no serviré);  la representación de todas las virtudes inherentes al hombre y que, en la mayoría de los casos, están muy lejanas de las virtudes teologales promulgadas por el cristianismo.  Lucifer es la ciencia frente a la fe, valentía frente a esperanza, individualismo frente a caridad.

 

¿Crímenes satánicos o exorcismos?

 

Sí, bien… Pero tendrán ritos, ceremonias. Al hilo de esto. Se les acusa con frecuencia de realizar algún tipo de sacrificio con animales, profanaciones en cementerios, e incluso se ha hablado de ceremonias o exorcismos con resultado de muerte.

Vamos a analizar lo que usted está diciendo con un mínimo de sentido común y seriedad porque sobre estas cosas se oyen muchas barbaridades carentes de cualquier fundamento pero que, a base de repetirse, se terminan asumiendo como ciertas. Empecemos por el tema de las supuestas ceremonias con resultado de muerte. Pues bien, usted mismo ha dado la clave cuando habla de exorcismos. Los exorcismos no los realizan satanistas ni luciferinos. Muy al contrario, los exorcismos los realizan fanáticos cristianos que nada tienen que ver con nosotros. ¿Recuerda el caso de Almansa? La niña de once años Rosa María González murió víctima del exorcismo al que la sometió su  madre , una hermana de ésta y dos vecinas de la familia. Ocurrió el 18 de septiembre de 1990.  Fue brutal: desgarro, destripamiento… una auténtica salvajada para expulsar a un supuesto demonio del cuerpo de la niña. Pues bien, el periódico ABC, el primero en dar la noticia, tituló: Niña muerta en Almansa tras un rito Satánico. Una vergonzosa manipulación de la realidad a la que se sumó el resto de medios de comunicación. Y esta es la tónica general con este tipo de noticias. Delitos perpetrados por fanáticos cristianos que acaban convertidos en crímenes satánicos. No obstante, intente encontrar algún crimen real relacionado con el satanismo y vera lo difícil que le resulta. Salvo algún acto de vandalismo en cementerios realizado por gamberros, que no por satanistas, no encontrará usted nada, sólo especulaciones. Sin embargo, y pese a la cantidad de asesinatos cometidos por terroristas en el nombre de Ala, y a los cientos y cientos de casos de pederastia asociados a sacerdotes católicos, sigue  produciendo más rechazo la apertura de una asociación  Luciferista que la de una iglesia o una mezquita. La manipulación informativa funciona.

 

Se vuelve a hacer el silencio. Nuestro entrevistado ha contestado a esta primera pregunta casi sin respirar, del tirón, como se diría vulgarmente, y con un cierto enfado.  Ahora se relaja, vuelve a sonreír sardónicamente, y prosigue:

 

En cuanto a los sacrificios, vuelta a la confusión. Una cosa es el Vudú y sus derivaciones, y otra el Luciferismo. No, no matamos gallinas, ni sacrificamos animales. En realidad, la única religión que conozco que realiza sacrificios es la católica donde los creyentes comen la carne y beben la sangre de Cristo. Pura antropofagia.

 

No, perdón. La comunión, a la que usted se refiere, es un acto meramente simbólico.

¿Es usted católico? ¿Sí? Pues tiene un desconocimiento muy grande de su religión. Para un católico el acto de la comunión no es simbólico. Es Dogma de fe que lo que se consume es realmente la carne y la sangre de cristo, no pan y vino.  A esto se le llama “el misterio de la Transustanciación Crística” y como le digo: si es usted católico se lo debe creer.   

¿Cuándo piensan ustedes constituirse como grupo o asociación? ¿Son ustedes muchos?

Nos gustaría estar funcionando, como muy tarde, en el próximo otoño, y sí, somos bastantes. Por otra parte, entendemos que nuestras actividades serán más bien discretas, dependiendo, entre otras cosas, de los prejuicios de nuestros vecinos. No obstante, cualquiera que se quiera informar al respecto puede hacerlo escribiendo a esta dirección de correo electrónico: centrodestudiosluciferinos@hispavista.com

By | 2017-07-03T20:24:19+00:00 julio 3rd, 2017|Categories: Investigación|0 Comments

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.