La guerra de las terrazas.

//La guerra de las terrazas.

La guerra de las terrazas.

La aplicación de la nueva normativa propuesta por el gobierno de Sagunto obligaría al cierre de multitud de terrazas.

La calidad de nuestras playas, el patrimonio cultural y nuestras fiestas. Son algunos de los motivos por los que el municipio de Sagunto figura entre los principales destinos  turísticos de toda Europa. Además de la excelencia en cocina mediterránea,  la cantidad de negocios que abundan relacionados con la hostelería resultan un referente que permite a nuestra localidad destacar sobre otras ofertas de ocio. Pese a ello el  Ayuntamiento de Sagunto mantiene una guerra abierta con Restauradores, propietarios de bares y asociaciones de hosteleros; una enfrentamiento con graves consecuencias económicas, empresariales y jurídicas.

Esta lucha gira entorno a la necesidad de los propietarios de bares y restaurantes en instalar terrazas o en adecuar las ya existentes, y en la insensibilidad del actual equipo de gobierno con el sector de la hostelería, un sector que genera centenares de puestos de trabajo en nuestro municipio.

Hace algunos años las terrazas se instalaban en casos puntuales, para  aprovechar las fechas de mayor afluencia turística aumentando, así,  los beneficios empresariales. Este uso puntual propiciaba  la existencia de  terrazas que no cumplían con los mínimos exigidos, como reconoce la Asociación de Hosteleros Unidos del Mediterráneo (AHUM). Sin embargo, ahora, con un sector mucho más profesionalizado, lo que persiguen asociaciones como la AHUM es la redacción de una ordenanza justa para todos y no lo que, según los hosteleros, exige el Ayuntamiento: “requisitos imposibles de cumplir, incongruentes y absurdos”.

 

El origen del problema

El problema de la regulación de las terrazas arranca hace al menos 12 años, cuando entró en vigor la Ley Antitabaco que prohibía fumar dentro de los locales. Esto animó a los clientes a salir a la calle y a los propietarios de bares y restaurantes a poner terrazas para fumadores, terrazas que pasaron a convertirse en una necesidad para la supervivencia del negocio ante la posibilidad de perder al cliente fumador. Como consecuencia de este nuevo uso del espacio público (zonas peatonales, aceras…)  el ruido a ciertas horas de la madrugada propicio denuncias a las que el Ayuntamiento tuvo que atender.  Y así se abrió un debate que todavía hoy se arrastra, clara muestra de la incapacidad de los distintos equipos de gobierno que han ocupado el consistorio desde hace una década sin lograr el consenso entre las distintas partes afectadas.

 

Comienza “la persecución”

Sin embargo, desde hace seis meses, el consistorio comenzó una campaña de denuncias sin precedentes contra bares y restaurantes, una situación que  ha desatado la crispación de los hosteleros que deben afrontar una situación , como poco, absolutamente irregular, al ser sancionados por el mismo Ayuntamiento que, sin embargo, les otorga licencia y cobra las respectivas tasas.

A raíz de la elaboración de este reportaje, el Ayuntamiento ha agilizado la aprobación de las nuevas ordenanzas que, al cierre del mismo , todavía no han sido aprobadas.

Las exigencias del Ayuntamiento

Uno de los borradores que propuso el Ayuntamiento para la actual ordenanza de las terrazas, tenía nada menos que 108 páginas. La AHUM, exigío una reducción significativa del texto, así como una regulación que no sea “de imposible cumplimiento”. La propia asociación explica que, en muchos de los casos, la aplicación de la nueva normativa que se intenta aprobar impediría la colocación de terrazas en espacios donde tradicionalmente las ha habido. También exigiría el derribo de  algunas obras ya existentes y su nueva construcción: “los hosteleros no tienen tanto dinero”- afirman desde la asociación, e insisten en que el cumplimiento de las normas propuestas por el Ayuntamiento, no solo significaría un enorme gasto para los negocios, sino que, en la mayoría de los casos, el propio cumplimiento de “la nueva legalidad”, resultaría imposible.  Así, la normativa exige, por ejemplo, la colocación de barreras de seguridad  de “40 kilojulios”, es decir la misma protección en materia de seguridad exigida a las autopistas. Sólo con la aplicación de esta medida, el cumplimiento de la norma resultaría irrealizable ya que la instalación de estas pesadas barreras obligaría al propietario del establecimiento a disponer de una grúa que le permitiera retirarlas al acabar la jornada, tal y como también exige el Ayuntamiento. ¡De locos!.

 

El problema de la ordenanza

La mencionada Asociación de Hosteleros mantiene una postura que “no es contra Ayuntamiento como institución, sino contra la ordenanza que hay ahora mismo en proceso”. De hecho rechazan casi el 90% de la norma al “no ajustarse a la realidad actual ni tener en cuenta la aportaciones de propietarios de bares y restaurantes” así como de otras asociaciones. Es la nula receptividad a las propuestas del sector la que desata la indignación de los afectados, que se sienten ninguneados por un equipo de gobierno que presume de participación y transparencia pero que no les tiene en cuenta.  Así, la entrada en vigor de  la nueva ordenanza, podría desembocar en un penoso, largo y costoso proceso judicial al no haber habido acuerdo entre los propietarios de bares y restaurantes y el Ayuntamiento. Para David Gómez, presidente de AHUM:  “la principal preocupación del Ayuntamiento es la seguridad y es comprensible, pero tratar de atarlo todo con una normativa extensa es un error”. Lamentablemente, y aunque se consiguió una considerable reducción del documento original, el gobierno de Sagunto no admitió en el nuevo articulado de la ordenanza ninguna de las aportaciones realizadas por AHUM.

 

Las propuestas de los Hosteleros

Estas son algunas de la propuestas sugeridas por los profesionales del sector  y la AHUM:

– Que haya un periodo de transición (moratoria) para que los hosteleros puedan adaptar con facilidad las terrazas a la nueva normativa sin  desembolsar grandes sumas de dinero de golpe.

– Eliminar de la propuesta de las barreras la exigencia de los 40 kilojulios, auditándose estas por técnicos especializados que garanticen su resistencia y seguridad.

– Que la terraza sea proporcional al ancho de la zona de aparcamiento sin invadir la zona de paso de los vehículos. No tiene sentido recortar (como pretende el Ayuntamiento) más espacio de una zona donde no hay movilidad, y más cuando el Ayuntamiento exige un retranqueo que obligará a muchos negocios a tener que hacer la terraza de nuevo.

 

En cuanto al impacto acústico de las terrazas desde la AHUM recuerdan que tan sólo el paso de vehículos por la calle ya supera, normalmente, los 45 decibelios, sobrepasando el requisito de volumen exigido por la ordenanza. Tal y como está redactada la norma podría darse el absurdo de que se sancionase a un establecimiento por una motocicleta con el tubo de escape roto que pasara al lado de una terraza. Pero lo peor es que la introducción de esta norma sobre el impacto sonoro se produce sin haber realizado un mapeado acústico de la zona: la incidencia del tráfico de vehículos y personas no es la misma en la Avenida Mediterráneo de Puerto que en el casco antiguo de Sagunto.

 

Texto: David Navas.

By | 2017-06-05T14:00:03+00:00 junio 5th, 2017|Categories: Investigación|0 Comments

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.

This Is A Custom Widget

This Sliding Bar can be switched on or off in theme options, and can take any widget you throw at it or even fill it with your custom HTML Code. Its perfect for grabbing the attention of your viewers. Choose between 1, 2, 3 or 4 columns, set the background color, widget divider color, activate transparency, a top border or fully disable it on desktop and mobile.